Seleccionar página

Aprendizaje de las zonas de contacto

El Método del Señuelo

Este método es muy sencillo consiste en dejar algún premio en la zona de contacto aproximadamente en el extremo, primero le enseñaremos al perro donde está y le dejaremos oler sujetándolo de la correa sin que llegue a comérselo y a continuación lo subiremos al aparato y avanzaremos con el hacia la zona, podremos utilizar el clicker, como marcador, en el momento que el perro pise la zona de contacto y antes de que pueda comerse el señuelo. Con este sistema no todo el mundo emplea el clicker, se puede hacer también sin él. Se trata de condicionar al perro a que haga el comportamiento que deseamos.

Es aconsejable trabajar con queso un poco blando, presionadlo contra la superficie para dejar enganchado en el extremo final del aparato, de forma que el premio no se caiga de la zona de contacto y no demos motivos para que el perro salte a olisquear.

Habremos de hacer sesiones de repeticiones de diez en diez, también deberíamos enseñarlo con el método de encadenamiento hacia atrás, esto nos proporcionara inicialmente mucha más velocidad al comenzar desde un lugar que el perro ya conoce y nos resultara mucho más fácil.

Este sistema de señuelo se empleaba muchísimo hace años en los inicios del agility y aun se aplica en la actualidad, un conocido juez y adiestrador Belga de agility, Emile Verbot, (juez de FCI y veterano) lo utiliza y lo muestra en sus vídeos y seminarios.

También en ocasiones se puede utilizar para buscar más velocidad en la ejecución de la zona. Se puede colocar un tapper con un poco de pienso abajo en la zona, mostrárselo sin dejar que se lo coma para a continuación colocarlo frente a él sujetando al perro y soltarlo para que se lance hacia él.

“Es aconsejable como todos los métodos comenzar con el aparato en el suelo, para irlo subiendo en el momento que el perro vaya adquiriendo seguridad y confianza”

El Método 2+2 (dos patas dentro, dos fuera)

El objetivo final es que el perro ejecute aparato llegando hasta el final de la zona y que el perro acabe tocándola permaneciendo en posición de dos patas arriba del aparato y dos en el suelo. (Ver fotografía).

Siempre con la pasarela desmontada plana en el suelo, hagamos que el perro suba con una pata al aparato en cuanto lo haga haremos click y le premiaremos, luego dos y después que camine hacia adelante, siempre contento en ambos sentidos, también podremos trabajar con el encadenamiento hacia atrás, y como decíamos al principio inicialmente solo mostraremos posición.

Este sistema se está mostrando como el más fiable por lo que se está convirtiendo en el más utilizado a nivel mundial y por tanto es uno de los métodos recomendables. En todos los métodos el objetivo es el mismo, que el perro toque de forma fiable las zonas de contacto, la diferencia entre ellos es la forma de trabajarlos, todos funcionan si se trabajan con constancia y se les convierte en consistente.

A largo plazo una vez el perro haya aprendido a colocarse en posición en la zona, lo más importante será la velocidad con la que se le da la orden de liberación, cuando timing es perfecto, podemos conseguir “aparentemente” que sea running contacts o como mínimo que lo parezca, siempre que exista una presentación rápida de la orden.

Target (Objetivo/Diana)

Una vez que hayamos conseguido que el perro camine seguro por la pasarela pongamos un objeto diana en un extremo en el suelo. Utilizaremos algo que sea muy visible para el perro, como puede ser la tapa de un tapper de plástico. Pongamos sobre ella una golosina y mostremos al perro pero sin dejar que se lo coma. El target lo deberemos colocar a una distancia adecuada para que el perro mantenga dos patas sobre la pasarela y dos sobre el suelo. Empezaremos mostrando al perro la posición, después alejaremos al perro unos pasos y le enviaremos al objetivo, en cuanto lo consiga haremos clic y premiaremos, haremos encadenamiento hacia atrás alejando al perro sobre la zona cada vez más hasta que finalmente la tenga que ejecutar por completo.

A continuación hagamos una pasada enviando al perro hacia el objetivo y en el momento que el perro este en la posición y antes de que pueda hacer acopio de la golosina haremos click y le dejaremos que se lo coma.

Después de algunas repeticiones retiraremos el premio y haremos lo mismo e iremos enviando al perro sobre el objetivo varias veces y le recompensaremos, podemos aprovechar cuando el perro este en la posición para darle muchos premios antes de que se mueva, también se puede utilizar este procedimiento colocando una pelota un mordedor en el suelo un poco despegado de la pasarela, lo suficiente para que pueda pisar dos patas en la zona y dos en el suelo, tras muchas repeticiones alejaremos el motivador aproximadamente un metro sin dejar que lo toque hasta que reciba la orden de liberación, si empleamos esta técnica deberíamos en este momento contar con un ayudante que retire el motivador en el caso que el perro no mantenga la posición o se lance a por él si previamente no ha recibido la orden de liberación, que puede ser, ves, vale, val, vamos…

Este ejercicio si queremos que sea efectivo lo deberíamos trabajar previamente también fuera de la zona, en cualquier sitio, incluso lo podemos hacer en casa, con el perro sentado o en pie a nuestro lado lanzaremos el motivador y le daremos la orden de liberación enviándolo a que lo cobre, o bien con una alfombrilla, una tapa de plástico… Variando siempre el tiempo y la distancia. No trasladaremos el “target” a la zona hasta que el perro tenga autentico delirio por él. De esta forma nos aseguraremos que la ejecución sea rápida y brillante. A la vez que variamos continuamente nuestra posición cuando le demos la orden de liberación (corriendo delante, quedándose atrasados, moviéndonos continuamente delante de el…Esto nos ayudara hacer fiable el contacto.

Deberemos no olvidarnos de hacer pasadas continuamente en ambos sentidos y por los dos lados, (derecha, izquierda) si es necesario inicialmente nos podremos ayudar de la correa hasta que el perro se sienta absolutamente seguro.

Target, encadenamiento hacia atras

Inicialmente sólo marcaremos la posición que queremos que adopte en la zona de contacto y premiaremos continuamente, hasta conseguir que el perro conozca la posición y se sienta feliz y cómodo sobre ella, lo haremos a diario durante unos cuantos días a continuación haremos que el perro suba a la zona más o menos a un metro de donde queremos que permanezca en la posición y premiaremos, repetiremos esta operación varias veces durante varios días, posteriormente iremos alejando al perro del objetivo y le iremos enviado si es preciso acompañándole, tras muchos días y de forma progresiva nos iremos alejando del aparato hasta que finalmente pueda realizarlo por completo.

Seguiremos realizando cientos de repeticiones manteniendo la posición variaremos continuamente el tiempo de estancia durante el cual permanezca el perro detenido en la zona de contacto antes de dar la orden de liberación.

A este método también podemos agregarle el target para facilitar su compresión, de hecho es recomendable hacerlo así y valerse del clicker para ir capturando el comportamiento. En un principio colocaremos el target junto al vértice de bajada de la zona, e iremos alegándolo progresivamente hasta hacer fiable y compresible la estancia. Posteriormente cuando veamos que el perro realiza el ejercicio correctamente podremos irlo retirando hasta eliminarlo por completo.

Consejo:

Se recomienda convertir este aparato en algo absolutamente divertido para el perro, donde sobre el sólo ocurran cosas positivas, inicialmente lo más importante es que el perro aprenda la posición que se le pide, si el perro tiene motivación por el mordedor podemos colocar al perro en la posición una vez este en ella jugar con el mordedor sin dejar que el perro la abandone, otro recurso puede ser colocar el motivador justo en el ángulo donde finaliza la zona y hacerlo subir al aparato por el final y darle la orden para que lo coja a la larga esta orden resultara ser la orden de liberación y el motivador lo podremos colocar alejado de la zona, conviene enseñar al perro primero fuera de la zona a que permanezca quieto y que a la orden se lance hacia el motivador.

El Método 4+4 Througt Gate Training (cuatro patas en la zona)

Consiste en que el perro pise la zona con las 4 patas sobre ella, el procedimiento de aprendizaje puede ser el mismo que el que empleamos en el de 2 más 2, la diferencia es que el perro no bajara a la zona hasta que reciba la orden de liberación, si lo hacemos con target, el objeto diana lo colocaremos sobre la zona de contacto al límite de ella.

El inconveniente que puede llegar a tener este método es que el perro puede llegar ralentizar la bajada e incluso detenerse antes de la zona por que el tacto de sus patas es exactamente el mismo en toda la pasarela, rampa etc. Puede llegar a provocar que como el perro no nota la diferencia, comience a bajar la velocidad justo cuando empieza el plano inclinado sobre todo al principio por no tener claro donde tiene que pisar. Por ello es un método que no se suele utilizar mayoritariamente. Igual que en el anterior podemos y debemos utilizar, el target y el encadenamiento hacia atrás.

Los componentes de la posición final de contacto y liberación

Hay tres pasos en cualquier posición de contacto:

El perro tiene una o más patas en el área de contacto.

El perro asume su posición de parada de contactos.

El perro es liberado de posición de contacto con la señal de liberación del guía.

Salida precipitada

Una liberación precipitada se produce cuando el guía da señal al perro de liberación excesivamente pronto, cuando el perro tiene una o más patas en el área de contacto. Es necesario diferenciar cuando el guía se precipita al dar la señal o bien cuando es el perro que no entiende la posición. Las zonas de contacto se deben hacer comprensivas para el perro.

Este tratamiento puede ser a la larga perjudicial puede deteriorar el comportamiento de contacto, porque al perro se le ha dado su señal de liberación sin realizar realmente el comportamiento de parada. Continuar la carrera sin parar es muy gratificante para el perro, las salidas precipitadas pueden acabar degradando la posición de parada.

Entrenar la liberación rápida es recomendable para ajustar los tiempos y que el guía se familiarice dando la orden en el momento preciso. Incluso hay quien prefiere tener dos órdenes verbales para marcar el comportamiento (orden de contacto y orden de liberación).

Podemos observar guías en competiciones nacionales e internacionales que marcan a sus perros de forma muy rápida la liberación, en algunos casos es tan precisa que en ocasiones se confunden a las zonas trabajadas con el método del ” running contacts “

Liberación automática (Release Auto)

Como su nombre indica Liberación automática (Release Auto) se produce cuando el perro decide por su cuenta abandonar su posición de contacto sin recibir la señal de liberación de la guía.

Muchos guías “culpan” al perro cuando esto se produce, en realidad es un problema de formación. Es fundamental determinar si el perro realmente entiende la señal de liberación y que sólo esa señal libera al perro de su posición final. Muchas veces piensan que el guía al dar la señal verbal está liberando al perro, pero por error a veces es el guía quien mediante su cuerpo da una señal que el perro entiende que le está indicando que puede abandonar la posición. Las señales corporales prevalecen sobre las verbales.

El movimiento es el que está provocando la liberación y no la orden verbal. De esta forma se comprueba que el perro no ha comprendido la señal verbal y no tiene claro cuál es el comportamiento que se espera de él.