Seleccionar página

Los Cambios de Mano:

GENERALIDADES

Básicamente en todos los recorridos de agility realizamos cambios de mano cuando estamos en una posición y nos tenemos que desplazar para el otro lado. Con esta maniobra podremos gestionar mejor la dirección que tiene que abordar el perro al aparato que tiene que acometer de forma inmediata en cualquier parte del recorrido.

Es especialmente necesario para poder mantener una correcta posición en la pista practicarlos desde el principio, para que el perro se familiarice con los cambios que podamos efectuar y los movimientos del guía no le resulten para nada extraños. De este modo contaremos con la ventaja que no iremos tropezando con el perro, y que podamos dirigir al perro tal como explicábamos con anterioridad siempre con el brazo que resulte más próximo a él.

Desde el primer momento en el agility (agility foundation) deberemos trabajar ejercicios específicos para acentuar la compresión del perro y hacer que estos movimientos le resulten familiares.

Los sistemas de conducción básicamente se clasifican en tres familias.

CONDUCCIÓN POR DETRÁS (REAR TURN) CONDUCCIÓN POR DELANTE (FRONT TURN) CONDUCCIÓN MIXTA (MIXT TURN)

 CONDUCCIÓN POR DETRÁS (REAR TURN)

La mayoría de los perros son mucho más rápidos que sus guías, esto obliga en muchos de los casos tengamos que ir por detrás del perro, en este caso es muy conveniente trabajar las ordenes de giro (izquierda, derecha) que podremos utilizar con el nombre que nos convenga, lo ideal es trabajar con comandos verbales cortos para que la ejecución del comando sea mucho más rápida. Y ayudarse de la posición de los hombros y de los brazos, inicialmente el brazo bien extendido despegara de nosotros al perro como mínimo un metro.

Ni que decir tiene que el perro interpreta a la perfección la expresión corporal por ello es muy necesario que le facilitemos el trabajo indicándoselo con nuestro cuerpo.

Para iniciar el aprendizaje habremos de empezar con un solo salto e ir incrementando la dificultad progresivamente, incorporándole la orden verbal. Después de muchas repeticiones el perro habrá aprendido a interpretar estas órdenes asociadas a estos movimientos.

Cuando veamos que el perro nos adelanta podemos reducir el tiempo si cambiamos de sentido quedándonos detrás del perro mientras acomete el salto. Esto supone que tiene que girar alejándose de nosotros, lo cual resulta más difícil porque está acostumbrado a seguir el movimiento de nuestro cuerpo. Pongámonos de pie al lado del obstáculo con el perro a la izquierda, entre nosotros y la valla de salto. Con una señal de la mano y la orden verbal, mandémosle rodear el salto por la izquierda. A continuación introduzcamos la orden de izquierda. Trabajaremos ambas direcciones, practicaremos hasta que sea capaz de hacer el salto de forma rápida y fluida.

Otra forma seria; colocaremos al perro en la posición de junto a nuestra izquierda, a medida que nos movemos démosle la orden de izquierda y veamos si gira alejándose de nosotros. Si no sigamos practicando comenzando por una posición estática antes de seguir. Una vez que domine el ejercicio haremos lo mismo colocando el perro a la derecha daremos un paso y con el brazo le indicaremos que gire a la derecha a la vez que le damos la orden verbal de «derecha». Deberemos trabajar mucho este ejercicio y con el tiempo el perro aprenderá a trabajar giros a distancia con los comandos verbales.

Cambios por detrás (RearCross)

Esta técnica es la más antigua que se conoce, en los inicios del agility todo el mundo gestionaba los cambios de posición en carrera de esta forma, en la actualidad son pocos los guías que emplean este método en exclusivo durante todo el recorrido y ha quedado como recurso que se puede utilizar muy puntualmente y se ha tendido mas a una conducción mixta combinando cambios por delante, por detrás e incluso cambios ciegos.

Indudablemente si partimos de la base de que los perros son auténticos maestros interpretando la expresión corporal a la perfección si los cambios se hacen estando el guía a su espalda el perro es imposible que vea con claridad nuestras indicaciones porque estamos dejando que nos sobrepase y tiene que guiarse de las señales verbales y del sonido, en ocasiones podemos inducir a su eliminación. En algunos casos cuando el guía gestiona los cambios por detrás también provoca que el perro derribe el salto puesto que tienden a mirar de reojo o incluso girando la cabeza mientras saltan perdiendo la perspectiva del salto.

En muchas ocasiones al no ver claramente los movimientos de su guía por

hallarse de espaldas a el, el perro puede que realice giros sobre si mismo lo que coloquialmente se conoce con el nombre de «cocas» esto ocurre porque el perro duda y está demandando mas información antes de proseguir el recorrido e implica una considerable pérdida de fluidez y de tiempo.

Para empezar a trabajar estos cambios, conviene hacerlo inicialmente con un túnel, en algunos momentos hemos podido observar en algunos perros que cuando el guía realiza estos movimientos llegan incluso a salirse del túnel volviéndose hacia atrás.

Una vez el perro domine a la perfección el ejercicio en el túnel, podremos hacerlo con un salto con otro paralelo a su lado marcado un giro muy pronunciado de 180º, también puede ocurrir que el perro al notar que estamos cambiando detrás de él se desoriente y tienda a mirar al guía ignorando el siguiente aparato que tiene que acometer y puede llegar a producirse un rehusé o bien si se trata de un salto abordarlo prácticamente sin verlo y derribar la barra.

Es importante tener en cuenta siempre la profundidad del salto del perro, su potencia de salto, por que en ocasiones combinar estos movimientos hacen que la trayectoria del perro sea mucho más rápida, y nos puede permitir abordar el siguiente salto con una trayectoria más recta y más limpia.

Cambio Por Detrás o Cruce por Detrás (RearCross)

Cambio por detrás, es uno de los componentes básicos en las maniobras de conducción en Agility. Se puede utilizar en casi todos los recorridos. Al igual que el cambio delantero [ FrontCross , LearningFrontCross ], el cruce por detrás  se puede utilizar para pasar de un lado al otro y / o modificar el recorrido del perro  para iniciar un giro.

También es muy útil en recorridos en línea y Zig Zag, este tipo de ejercicios nos ayudaran para adquirir esta habilidad.

Un punto clave a recordar sobre el cambio por detrás  es que requiere que el guía tenga suficiente paciencia como para dejar que el perro le adelante para iniciar el cambio. Si el guía se precipita al iniciar el movimiento conseguirá.

Cruces traseros se tiene que tener Paciencia (Reard Cross)

 No se puede comenzar a cruzar detrás de su perro hasta que su perro comienza a avanzar más allá de usted. Si usted es demasiado pronto sólo empujar a su perro. A menudo veo a este problema con los controladores nuevos cuando sus perros no impulsar y seguir adelante con su perro hasta que se queda sin espacio antes de que el siguiente obstáculo. Esta es también la razón por algunos entrenadores empiezan por enseñar el cruce en el lado trasero de aterrizaje del salto (o la parte frontal de un túnel), el perro tiene que seguir adelante para dar el salto y el guía puede dar un paso detrás del perro, ya que grandes pasos hacia adelante después del salto (o en el túnel). Pueden provocar que empujemos al perro y este ante esta incertidumbre realice un rehusé.

Empujar al perro lejos de él, sin que tenga opción de realizar la trayectoria deseada.

Las leyes de los perros en movimiento nos muestran que “un perro delante del guía tiende a caracolear para enrollarse de nuevo hacia la posición del guía”. Esta es una de las razones por la que resulta más conveniente siempre que sea posible optar por la conducción por delante del perro, por que sin duda resultara más rápida y fluida.

 

 

Iniciar la maniobra sin perro

Algunos guías prefieren iniciar el aprendizaje de esta maniobra siempre con un salto, particularmente recomiendo que estos movimientos se enseñen de base cuando el perro todavía no se ha iniciado en pista y fuera de ella. Lo cierto es que se consiguen mejores resultados si se inician fuera de pista desarrollando la memoria muscular antes de añadir un salto. Si se inicia de golpe lo único que se consigue es confundir al perro.

El cambio por detrás se tiene que iniciar con tres pasos. Empecemos primero con nuestro perro imaginario:

  • Avanza unos pasos y como se planta la pierna más cercana al perro, sacar al perro más allá de su pierna lateral cerca con el brazo más cercano al perro a medida que continúe con el paso hacia delante giraremos la pierna del lado opuesto.
  • A medida que el perro pasa la rodilla extenderemos el brazo lateral opuesto para enviar al perro lejos de ti. Cargando el peso en la pierna lado opuesto.

Estos movimientos los deberemos realizar de izquierda a derecha / de derecha a izquierda, una vez lo hayamos realizado unas cuantas veces podremos empezar a incorporar ordenes de giro.

Comenzar la maniobra con el perro

Una vez tengas mecanizado los movimientos ya puedes empezar los ejercicios con perro.

Comience con el motivador más potente de tu perro. Vamos a usar este tratamiento para ayudar a que el perro se adelante a usted, mantenga a su perro pendiente de la mano horizontal, y recompensa al perro cuando siga la mano horizontal. El motivador / juguete cumple una triple misión.

Comienza a caminar con el brazo horizontal portando el motivador, el perro tendrá tendencia a adelantarse, una vez lo haga, recogeremos el brazo de referencia y lanzaremos al perro con el brazo contrario para que se aleje y una vez lo haga le lanzaremos el motivador. Deberemos repetir el ejercicio hacia un lado 10 ó 12 veces, luego podremos intentarlo con el brazo contrario y hacer la maniobra hacia el otro lado.

Algunos guías prefieren hacer el ejercicio utilizando SNACKS o algún premio de alto valor, como puede ser hígado, jamón queso, inicialmente lo haremos con comida porque se considera que el perro se concentra mucho más a la hora de realizar los ejercicios. Puesto que no eleva tanto la pulsión como lo haría el mordedor o la pelota. En cualquier caso, quien mejor conoce a tu perro eres tú.

Para algunos guías esto se aprende mejor haciendo pasar una “galleta” de una mano a la otra. Vamos a empezar con la galleta en la mano más cercana al perro y cuando camine un paso hacia delante con la pierna exterior podrás transferir la galleta, a la otra. En el tercer paso usted tendrás el brazo extendido en el interior de nuevo con la galleta y recompensas al perro.

Solución de problemas

Hay dos problemas principales que afectan a los guías en el entrenamiento de esta maniobra: el perro no se mueve por delante de la guía o el perro continúa por delante de el y no gira.

Para que su perro se mueva más allá de su pierna interior, pasar un premio de gran valor desde el brazo interior al brazo exterior es generalmente suficiente.

Para que el perro inicie el movimiento puede utilizarse la orden de gira por separado antes de incorporarlo al salto con cruce por detrás. Al aprender Cruces traseros en el lenguaje llano diríamos, plantar tu cuerpo detrás del perro no siempre se puede utilizar para iniciar el recorrido del perro. Una vez que el perro ha comenzado a realizar la rotación y el movimiento de su cuerpo, completa el ejercicio e incorpora el salto.

Estos problemas se ven agravados con unos perros extremadamente rápidos e hiperactivos, aunque a la larga el guía puede resultar beneficiado si resulta que no se ve capaz de trabajar por delante del perro.

En este ejercicio el guía camina en línea recta, básicamente, al lanzar el perro con 180º en cruce por detrás en cada extremo de la línea. Así los cambios de perro de un lado del guía al otro sin que el guía tenga que cambiar de lado al perro.

Caminando en la línea
Pasos siguientes

Una vez que realicemos el cambio por detrás a cada lado se puede empezar a trabajar en la ejecución de nuevo hacia atrás. Puedes encadenar el ejercicio. Cruza a la derecha, luego a la izquierda, luego a la derecha luego a la izquierda y otra vez tienes que ser capaz de trabajar en la línea en el parque o campo de entrenamiento en un patrón de zig-zag cambiando de un lado a otro del perro. Corriendo sobre la línea.

Zig Zag con el cambio por detrás

Cruce Delantero (FrontTurn)

En la actualidad es un modo muy extendido de conducción, que consiste en ir conduciendo al perro corriendo el guía delante de él. Esto representa que el guía debe esforzarse mucho más para ganar la posición.

La ventaja que representa es que resulta mucho más claro para el perro porque nuestra expresión corporal la puede leer más fácilmente. En general este es el motivo por lo que proporciona mucha más velocidad.

Este tipo de conducción también se le conoce con el nombre de “Conducción Belga”.

Sin lugar a dudas al tener que trabajar delante del perro obliga a que la conducción sea una conducción más física. Por lo que el guía debe estar atléticamente muy preparado.

Si optamos por este sistema de conducción habremos de prepararnos físicamente para estar a la altura de las circunstancias.

En esta forma de conducción se suelen alternar las técnicas de pivotaje, cambios ciegos, cambios de mano y cambios frente al perro o de pecho…, que veremos a continuación, lo más primordial es que el guía siempre trabaja delante del perro.

Cambios por delante (FrontCross)

Cada vez es más frecuente ver como los guías se valen de este recurso para gestionar la trayectoria del perro. Personalmente son los que para mí resultan más recomendables, por que sin lugar a dudas aportan mucha más información al perro que los cambios por detrás, lo que a larga representa mayor efectividad. Aunque requieren de mayor técnica y mayor tono físico por parte del guía.

Es muy importante durante el reconocimiento de pista estudiar muy bien donde caerá el perro (punto de aterrizaje) en el momento de ejecutar el salto para prever cual es el lugar optimo para realizar el cambio sin que le barramos la trayectoria o frenemos su velocidad, siempre habremos de buscar la trayectoria que resulte más corta cara a abordar el siguiente obstáculo. Tampoco conviene abusar mucho de los cambios por delante, especialmente de los pivotes, se tiene que hacer solo cuando resulten imprescindibles y combinarlo con cambios por detrás y cambios ciegos según convenga, buscando siempre gestionar los recorridos como si de líneas rectas se tratara.

En los cruces delanteros (Front Cross)

Conoce a tu perro / Conócete a ti mismo

Se tienen que practicar bastante a fin de saber en qué lugar tienes que estar por delante del perro para poderlos ejecutar correctamente.

Esto sólo se consigue con un poco de práctica. Configure ejercicios de cruce cuando empiezas con tu perro moviéndote lentamente y con el tiempo los estarás ejecutando cada vez más rápido a medida que te acerques a las ubicaciones donde realizar tu cruce delantero. Comienza con ejercicios muy simples para ir construyendo tu confianza e inicialmente el perro debe partir siempre de una posición estática.

Es muy común escuchar entre los agilitistas, “que no puedo hacer este movimiento por qué no voy a llegar a tiempo”, en muchas ocasiones se debe a que nuestras reacciones son lentas o por qué no se ha practicado lo suficiente. Tienes que acabar adquiriendo confianza en ti mismo y en tu perro.

 

Los Cruces delanteros requieren un buen tono físico del guía (handler) para no colisionar con el perro, no obstante el movimiento del guía se tiene que efectuar cuando este vea que el perro está tomado el compromiso de realizar el salto anterior, no esperando a que lo realice, si no, anticipándonos lo más rápido posible a fin de que lleguemos con tiempo suficiente para realizar el cruce y no cerrar el camino y la trayectoria del perro, ganando la posición.

Los Cruces delanteros son los más exigentes físicamente y mentalmente. Los guías tienen que estar cómodos con:

Realizando físicamente los movimientos.

Localización de la cruz.

Entrar en la posición (lo que se llama llegar a su lugar).

El entrenamiento del perro para entender las señales de giro del guía.

Tener la confianza y la fe en sí mismos y en el perro para correr juntos a toda velocidad.

Por regla general los cambios por delante suelen acelerar más al perro, cosa muy diferente de los cambios por detrás que acostumbran a ralentizar al perro puesto que generan dudas en la trayectoria.

Estos a su vez podríamos decir que se subdividen en:

Cambios con pivotes. (PivotCross).

Cambios con falsos pivotes (RFP) Reverse Flow Pivot.

Cambios de mano.

Cambios ciegos. (Blindcros).

Cambios de pecho.

Cambios (Ketschker).

Cruce ciego delantero, Cruces Blind.