Seleccionar página

Principios básicos del Adiestramiento con Clicker

El adiestramiento con el clicker es una técnica para comunicarte y enseñar a tu perro basada en principios científicos. Resulta mucho más fácil de aprender que los métodos tradicionales de adiestramiento que se basan en las órdenes. Con esta nueva técnica puedes adiestrar todo tipo de perros, sin importar su edad. Los cachorros se entusiasmarán. Los perros de más edad aprenderán nuevos ejercicios. Con el clicker puedes adiestrar gatos, pájaros y también otros animales de compañía.

Inicialmente no te preocupes de cómo deshacerte de los comportamientos que tu perro realiza y no te gustan. Comienza con algún comportamiento que quieras que aprenda. Toma apuntes y notas (un papel en la puerta del frigorífico es un buen lugar para recordarlo). Apunta y anota lo que el perro hacía cuando comenzaste el adiestramiento. Una vez al día, más o menos, anota los progresos que has realizado con cada uno de los comportamientos. ¡Te sorprenderás de los progresos! “Prémiate” por los progresos que consigas con tu perro. Aquí te presentamos unos consejos sencillos para facilitar tus comienzos, tu introducción al adiestramiento con el clicker.

1.- Presiona y suelta el extremo del clicker para realizar el sonido click en un doble tono. Luego premia a tu perro. Usa premios de pequeño tamaño. Inicialmente, utiliza premios suculentos, irresistibles, como trocitos de pollo, no utilices trozos enormes o poco apetitosos. (Esto se denomina cargar el clicker).

2.- Haz click MIENTRAS el perro está realizando el comportamiento deseado, no una vez que lo ha completado. El instante en que se hace sonar el clicker es crucial. No desesperes si tu perro deja de realizar el comportamiento cuando oye el click. El click finaliza el comportamiento. Dale el premio después; el momento en que le das el premio no es lo importante.

3.- Haz click cuando el perro está realizando algo que te gusta. Inicialmente elige algo fácil, algo que el perro pueda realizar por propia voluntad. (Ideas: levantar la pata, sentarse, acercarse a ti, tocar tu mano con su hocico, pasar una puerta, caminar a tu lado, mirarte a los ojos.)

4.- Haz click una sola vez (presiona-suelta). Si deseas expresar tu entusiasmo por el comportamiento realizado, aumenta el número de premios, no el número de veces que haces sonar el clicker por una respuesta. (Jackpot).

5.- Realiza sesiones de adiestramiento cortas. Tu perro aprenderá mucho más en tres sesiones de cinco minutos cada una de ellas, que en una hora de aburridas repeticiones. Puedes obtener excelentes resultados y enseñar a tu perro muchos ejercicios nuevos realizando unos cuantos clicks a lo largo del día, dentro de tus rutinas diarias.

6.- Soluciona los problemas de mal comportamiento premiando con el clicker el comportamiento deseado. Haz click cuando el cachorro realiza sus necesidades en el lugar deseado. Haz click por mantener sus cuatro patas en el suelo,  y no se intente subir a las visitas. En lugar de castigarle por ladrar, haz click cuando no ladrar. Soluciona los problemas de tensión con la correa haciendo click y premiando en las ocasiones en las que la correa no está tensada. La correa destensada le proporcionara siempre confianza, y tranquilidad.

7.- Haz click cuando el perro realiza movimientos voluntarios espontáneos (o accidentales) en la dirección que quieres. Puede ser que guíes o dirijas a tu perro para realizar el movimiento que deseas, pero no lo empujes, arrastres, agarres o fuerces. “Trabaja sin utilizar la correa”. Si la necesitas por razones de seguridad, sujétala con tu brazo o engánchala a tu cinturón, no la utilices como herramienta de trabajo o adiestramiento, no es indispensable.

8.- No esperes hasta que realice “el comportamiento perfecto”. Haz click y premia los pequeños pasos que te lleven en la dirección que quieras conseguir. Si lo que quieres es que el perro se siente y comienza a doblar sus cuartos traseros: haz click. Si quieres que venga cuando lo llamas y comienza a dar unos pasos hacia ti: haz click.

9.- Incrementa el nivel de los ejercicios y tus objetivos. Tan pronto como obtengas la respuesta deseada -cuando el perro se echa voluntariamente, se acerca a ti, o se sienta con rapidez- eleva el listón del ejercicio. Espera un poco, hasta que el perro permanezca sentado algo más de tiempo, se aproxima más a ti, o se sienta más rápido. Haz click cuando esto ocurra. Denominamos a esto “moldeado” de un comportamiento. Y se conoce con el nombre de incrementar el criterio.

10.- Una vez que el perro ha aprendido a hacer algo por el click, comenzará a realizar el comportamiento de forma espontánea para intentar que hagas sonar el clicker. Este es el momento de introducir una señal, una palabra o un movimiento de la mano. Haz click si realiza el comportamiento en el momento en que le das la señal o inmediatamente después. Ignóralo si realiza el comportamiento sin que tú le des la señal.

11.- No te dediques a darle órdenes todo el tiempo; el adiestramiento con el clicker no se basa en las órdenes. Si tu perro no responde a la señal, no es que “desobedezca”, simplemente no ha aprendido todavía lo que la señal significa. Trata de encontrar otras formas de indicarle cómo hacerlo y haz click cuando realice el comportamiento que quieres en situaciones más sencillas, con menos distracciones. Por ejemplo si estamos trabajando el quieto, lo haremos muy poco a poco alejándonos muy poco y lo iremos incrementando poco a poco, posteriormente alargando el tiempo, así sucesivamente.

Sentado partiendo del tumbado

Añadiendo tiempo