Seleccionar página

Aprendizaje del Slalom 1.0

Está formado por un conjunto de postes verticales de 1,20m de altura separados a una distancia de 60cm para todas las categorías y pueden ser de un número de 8, 10 ó 12 postes.

Es junto a las zonas de contacto probablemente uno de los telones de Aquiles del agility y con toda seguridad uno de los aparatos que nos llevaran más tiempo en el aprendizaje. Conviene trabajarlo siempre con muchísima calma y paciencia de lo contrario el resultado será mediocre.

La preparación de un perro para la práctica del agility es algo que no se puede hacer con prisas, si no a través de un auténtico programa de trabajo que habremos de ir completando progresivamente paso a paso finalizando las etapas del perro, en especial cuando se trata de cachorros.

El slalom lo deberemos abordar con mucha planificación.

Teniendo siempre en cuenta que siempre lo más complicado acostumbra a ser las entradas y las salidas por lo cual empezaremos abordando el slalom siempre en línea recta para acabar forzando ángulos y posiciones.

Existen diferentes métodos recomendables de enseñanza, de este aparato.

LA CANALIZACION 

CANALIZACION EN V

EL CLICKER

EL 2+2

 LA CANALIZACION 

Existen diferentes fabricantes que han diseñado diversos tipos de slalom para trabajar este sistema.

Aunque si no tenemos uno específico no significa que no podemos trabajar en este sistema, igualmente se puede aplicar partiendo del slalom de competición.

Se trata de empezar creando un pasillo, de aproximadamente 1 metro que lo podemos hacer dividiendo el slalom en dos partes de seis palos cada uno de ellos, creando un pasillo, utilizando un motivador haremos que el perro atraviese longitudinalmente entre los palos para finalmente recompensarlo con    un premio (comida, motivador, pelota…). También podremos ayudarnos de la correa y haremos pasar al perro unas diez o quince veces, para que vea cual es la intención.

Colocaremos unos aros que servirán para que el perro no se salga del aparato, aunque verdaderamente empezaran a ser útiles cuando empiece a estar muy cerrado.

Los aros los podremos fabricar con alambre grueso de tendedero, o bien comprarlos fabricados, en plástico…). En la actualidad existen muchos fabricantes, incluso los hay que fabrican uno especialmente diseñado para entrenar.

Hay entrenadores que prefieren trabajar el slalom sin aros y otros en cambio con ellos, si optamos por trabajar con ellos inicialmente los colocaremos en todas y cada una de las puertas a medida que cerremos el pasillo empezaremos eliminando los de los centros y dejaremos exclusivamente los de entrada y salida, hasta que el ejercicio no esté perfectamente asimilado una vez hayamos conseguido que el perro no falle nunca en las entradas y salidas podremos empezar a retirarlos por completo.

Se puede hacer o bien colocándolo en posición de sentado, tumbado o quieto en pie, frente al aparato y llamar al perro para que lo recorra longitudinalmente y recompensarlo cuando lo haya hecho.

También se puede hacer sujetando al perro del collar, provocarlo para motivarlo y lanzarlo a que lo acometa, este sistema puede ayudar a que centre su atención en la entrada del slalom que suele ser junto a la salida donde se concentran los problemas.

Tras varias semanas (sin prisas) iremos cerrando el pasillo, primero cerraremos la salida, construyendo un cono, para concluir algún día con los palos alineados.

 

TRABAJANDO LAS ENTRADAS:

En Inglaterra algunos educadores tienen la teoría de que, si trabajamos con aros, tanto el primero como el último los deberemos utilizar durante toda la vida en entrenamiento y sólo lo retiraremos lógicamente en competición. Para conseguir fiabilidad, conocemos diferentes ejercicios que podremos utilizar. Uno de ellos que es mundialmente utilizado consiste en dibujar un circulo en la entrada del aparato a cuatro o cinco metros de los postes de entrada, mediante conos colocados al 15º cada uno de ellos como si se trataran de las ajugas del reloj, e iremos enviando al perro desde cada uno de ellos, como siempre, se trata de hacer muchas repeticiones.

En Inglaterra diversos educadores caninos, utilizan túnel como motivador al final del slalom, de esta forma provocan más velocidad en la ejecución. Aunque este método si se abusa de él puede resultar que el perro se obsesione con el túnel, “problema” que luego habremos de conseguir eliminar. Alternando “salidas falsas”. Lo que los adiestradores denominan “un falso”.

En todo este proceso conviene desde el principio irse separando lateralmente, para que el perro aprenda a buscar la entrada con independencia de la posición del guía. Y que nuestra posición no sea determinante de la velocidad de ejecución. Aunque en mayoría de ejemplares es muy común que cuando el guía se aleja el perro pierde confianza y disminuye la velocidad.

Este es uno de los sistemas más recomendables, puesto que está probado que ofrece mucha fiabilidad y velocidad de ejecución.

La prestigiosa y experta adiestradora británica Dawn Weaver, recomienda el método de la canalización para enseñar este aparato ahora bien a diferencia de otros adiestradores no aconseja utilizar aros para forzar el movimiento y ayudar en el aprendizaje. Se basa en que luego estos aros no se encuentran en competición.

CANALIZACION EN V

Es muy recomendable este método por que con esta forma el perro acaba realizando el aparato con mucha velocidad. A diferencia del método de canalización este sistema enseña a bracear al perro para acometer las “olas” mientras que con el método de la canalización el perro acaba ejecutándolo dando saltos con sus extremidades delanteras.

En general se aconseja que se haga intercalándolo con el método del pasillo o la canalización. Aunque también es un buen sistema para enseñar este aparato desde el principio colocando los palos en el suelo para irlos cerrando.

«Gradualmente, hasta que quede vertical a 90º del suelo»

El problema es que pocos clubs que disponen de él. Podemos encontrar en el mercado unos slalom muy asequibles desde 60€ aproximadamente que son palos sueltos con una varilla de acero en la punta que nos pueden servir para esta función. Ya que se pueden clavar en el suelo con la inclinación que nos convenga.

Podremos ir clavando barras en el suelo para empezar colocandolos planos e ir progresivamente elevando configurando una V para ir cerrando progresivamente hasta llegar a que queden alineados a 90º.

Forma de hacerlo; coloquemos los postes en posición de V bien abierta y pongamos una diana al final (target). Llevemos al perro de la correa dejemos que tire de ella hasta que logre el contacto hagamos click y démosle un premio.

El siguiente paso será; retiremos la correa poco a poco reduzcamos el hueco de la V y hagamos unas cuantas pasadas, incorporando la orden de slalom, palos… después de muchas repeticiones podemos cerrar la V hasta que los postes estén rectos y hacer la misma operación.

Si hubiera cualquier problema siempre podemos retroceder a la fase anterior.

Este método suele hacer que el perro adopte un ritmo de una pata en una pata para entrar y salir del slalom, como si se tratara de un nadador braceando. (Ver fotos)

Mary Ray, «en su libro Súper perro» explica como hace ella para enseñar este aparato con este sistema.

Coloquemos los postes en forma de V bien abierta y pongamos una diana al final. Llevemos al perro de la correa y dejémosle que tire de ella hasta conseguir su diana y premio. Repitamos varias veces e introduzcamos la orden zigzag (slalom, palos, pasa…) cuando pase por entre los postes. Repetiremos esta operación varias veces, hasta que veamos que el perro comprende el ejercicio.

Retiremos la correa y poco a poco reduzcamos el hueco de la V hasta que los postes queden rectos. Si hay cualquier problema podemos retroceder a la fase anterior.

CONSEJO:

Corrijamos el problema siempre en el preciso instante en que se produce. Por ejemplo, si tenemos doce palos, y el perro sale por el 10 y lo llevamos al principio estaremos enseñando involuntariamente a salir en el poste 10.

Sin embargo, si nos paramos en seco 5 segundos y le hacemos repetir correctamente los dos últimos, corrigiendo el lugar donde se equivocó. Luego volvemos al principio y repetimos el slalom por completo.