Seleccionar página

Principios y Sistemas de Conducción

Para empezar a trabajar el manejo y la conducción deberemos tener claro los principios sobre los que se rigen.

Trayectoria

Line (Velocidad y seguridad)

Dirección (Confianza en los obstáculos)

Entrenamiento de competición

Line: Velocidad y Seguridad

Es importante visualizar cual será la línea y posición que el guía debe tomar que resulte más conveniente teniendo en cuenta la velocidad y seguridad para el perro.

Dirección

Igual que ocurre con la línea, es importante visualizar la dirección del recorrido por que ambas cosas determinaran las maniobras de manejo más convenientes en cada momento. Los cambios de sentido mal llamados dirección, tienen que determinar la estrategia de conducción.

Independencia

Si verdaderamente todas las etapas de iniciación y pre-agility se han cubierto correctamente el perro debe estar cómodo trabajando con independencia de la posición en la que se encuentre el guía.

Podríamos decir que hay dos elementos importantes a tener en cuenta, que podríamos definir como trabajo del perro y trabajo del guía. Hay aparatos que el perro debe saber desarrollar con independencia de la posición del guía como son el slalom y las zonas de contacto, estos dos aparatos el perro debe trabajarlos con total independencia, en cambio la gestión del recorrido es el trabajo del guía (handler).

Entrenamiento de Competición

Durante los entrenamientos debemos de ser consistentes y abordar todas las maniobras de manejo y conducción que necesitaremos en competición, que abordaremos a continuación.

En competición habremos de ser consistentes, compitiendo exactamente igual que entrenamos.

Sistemas de Conducción

El perro ya lleva tiempo aprendiendo y practicando agility, ya conoce los aparatos y ahora tiene que progresar, debe mejorar, para ello hemos de empezar a trabajar la conducción, la distancia, la velocidad, lo que se conoce como la técnica.

Existen diferentes sistemas de conducción que cada guía adopta según más le conviene en función de la velocidad de su perro, y sus propias condiciones físicas.

No todos los perros tienen la misma velocidad de trabajo, ni la misma distancia de trabajo junto a su guía, de la misma manera que no todos los guías cuentan con igual preparación física ni la misma velocidad. Por ello cada uno debe “adoptar” la forma de conducción que más se ajuste a sus posibilidades, siempre que no se caiga en la desidia de no intentar correr por gandulería.

Tenemos que pensar en todo momento que el agility es un deporte.

Una cuestión muy importante que debemos saber cómo hemos explicado anteriormente, es que los perros son auténticos catedráticos en la lectura de la expresión corporal. Puesto que está en la mayoría de ocasiones le proporcionan mayor información que un comando, por lo que es muy importante aprender a comunicarse con él y acentuar lo más posible esta información.

La posición de los hombros y la posición de los pies le aportan la información al perro de la dirección que debe seguir, el brazo que se haya más próximo al perro cuando se mantiene extendido perpendicularmente al cuerpo es el acelerador que empuja al perro y cuando se coloca la palma de la mano frente a él en el momento que se encuentra atacando el salto actua como freno y nos resultara especialmente útil para hacer que el perro recorte en un giro muy cerrado evitando que se abra considerablemente.

Los perros pequeños (mini/midi) se fijan muchísimo más en la posición de los pies que en los brazos y hombros por sus propias condiciones naturales y su estructura.

Es importante entender que no todos los perros tienen la misma distancia de trabajo, la distancia vendrá determinada por la comodidad con la que trabaje a nuestro lado, los perros pastores en general se despegan por naturaleza mucho más que otros perros.

No obstante la distancia se debe trabajar desde el principio, hay algunos individuos que se adaptan a una distancia en ocasiones no por falta de condiciones naturales, si no simplemente porque se han acostumbrado a trabajar así desde el principio. También los hay que cuando se distancian del guía salen de zona cómoda de trabajo, entran en conflicto y disminuyen considerablemente la velocidad.

Los Cambios de Mano: Generalidades

Básicamente en todos los recorridos de agility realizamos cambios de mano cuando estamos en una posición y nos tenemos que desplazar para el otro lado. Con esta maniobra podremos gestionar mejor la dirección que tiene que abordar el perro al aparato que tiene que acometer de forma inmediata en cualquier parte del recorrido.

Es especialmente necesario para poder mantener una correcta posición en la pista practicarlos desde el principio, para que el perro se familiarice con los cambios que podamos efectuar y los movimientos del guía no le resulten para nada extraños. De este modo contaremos con la ventaja que no iremos tropezando con el perro, y que podamos dirigir al perro tal como explicábamos con anterioridad siempre con el brazo que resulte más próximo a él, facilitando de este modo el entendimiento con el perro en el recorrido.

Desde el primer momento en el agility (agility foundation) deberemos trabajar ejercicios de base específicos para acentuar la compresión del perro y hacer que estos movimientos le resulten familiares.

 

Los sistemas de conducción básicamente se clasifican en tres familias:

CONDUCCIÓN POR DETRÁS (REAR TURN)

CONDUCCIÓN POR DELANTE (FRONT TURN)

CONDUCCIÓN MIXTA (MIXT TURN)