Seleccionar página

Agility nivel Medio

El perro ya ha superado su primera etapa de iniciación la EGB y ahora nos disponemos a elevar el nivel un poco más incrementando el criterio para ir preparándolo para la competición, el bachillerato, se trata de hacer un poco énfasis sobre las técnicas que hemos de trabajar para ir aumentando la preparación y la compenetración del equipo.

Una vez hayamos presentado individualmente todos los obstáculos que configuran un recorrido de agility. Deberemos comenzar a realizar, giros y pequeños encadenamientos.

En esta fase ya habremos encadenado saltos en línea recta y curvados, a continuación deberíamos iniciar la enseñanza de giros y de otros encadenamientos algo más extremos y complicados.

Podemos añadir a estos pequeños encadenamientos algún aparato como puede ser la mesa, estos encadenamientos los haremos con 5 ó 6 obstáculos, para premiar con la máxima frecuencia al perro y mantener despierto su interés.

Paralelamente y fuera de pista deberemos trabajar target a nivel de suelo. Y en pista podemos ir trabajando el slalom en pasillo paralelo abierto unos 80 cm. Y colocando al perro en posición en la zona de salida.

Intentemos que las sesiones sean muy cortas  y a la vez muy divertidas.

Giros:

Los circuitos de agility incluyen por reglamento dos o más cambios de dirección en sus recorridos,  por lo que los trazados no serán siempre líneas rectas.

Anteriormente en el apartado de juegos describíamos algunos como juegos alrededor de los arboles, que nos resultaran muy útiles para gestionar un recorrido de agility, estos movimientos los podríamos clasificar de dos clases:

Giros sobre el guía.

Giros frente al guía.

Giros muy pronunciados.

Giros sobre el guía.

Este tipo de movimientos ya los debemos haber empezado en la fase de iniciación, ahora se trata de elevar el criterio complicándolos un poco mas.

Se trata que el perro aprenda a correr a nuestro lado en cualquier sentido de la marcha y a ambos lados, y que sea capaz de describir ochos, para enseñarle estos ejercicios inicialmente podemos ayudarnos de algún señuelo resulta especialmente practico hacerlo con un mordedor, haciéndolo seguir y premiando cualquier pequeña evolución para acabar premiado la finalización completa, dándole el refuerzo que le resulte más atractivo.

Estos ejercicios deberemos iniciarlos fuera de pista y variando el entorno.

Giros sobre el guía: (POST  TURN)

Los giros sobre el guía son una de las maniobras básicas de manejo de agilidad. Es una extensión de la obediencia que todos deberíamos trabajar en la formación del perro de agility.

Como todas las maniobras de manipulación los giros sobre el guía se aprenden mejor si se trabajan fuera de pista antes de añadir cualquier obstáculo y se deben introducir en la educación temprana. La forma es atraer al perro hacia nosotros haciendo girar con un señuelo y luego cambiar rápidamente a recompensar al perro por el éxito. Este ejercicio se puede trabajar bien sea con comida o bien se puede hacer con pelota o mordedor, se trata de optar por lo que más le guste al perro.

Inicio del Comportamiento

Comience en un lugar seguro y sin distracciones. Es más fácil trabajar sin correa, (tendrás una cosa menos de la que estar pendiente) y más importante aún, usted no quiere corregir a su perro accidentalmente por tirar o pisar la correa. En el momento que te aferras en atraer con el premio (Snake o juguete) con el brazo cerca de tu cuerpo y a la altura de la vista del perro.

Es recomendable tener el perro de pie al inicio del ejercicio, algunos perros cuando están sentados o acostados no se levantan en el momento que comienzas a moverte con la suficiente rapidez.

Sólo cuando cuentes con la absoluta atención del perro comienza a girar lentamente. Al principio siempre gira en la misma dirección. Al girar me refiero a dar pequeños pasos en un círculo de 1-2 pies de diámetro. Deja que tu perro vea / huela el premio (Snack o juguete) durante todo el ejercicio. Algunos perros se darán pronto cuenta de esto, mejor será si giras en un círculos grandes. Puede que tengas que jugar de esta forma un rato.

Trata de hacer un par rotaciones completas con 2-4 snacks por rotación. Si tu perro lo está “consiguiendo”, se puede reducir la atracción hacia abajo a 1-2 snacks por rotación. Bajar la cantidad de premios por rotación. Sólo tienes que atraer al perro aproximadamente media docena de veces a lo sumo antes de intentar el siguiente paso e incrementar la dificultad.

Provechoso

Ahora, ha llegado el momento de la verdad: se trata de ir retirando progresivamente los señuelos. Muéstrale al perro que no tienes una galleta (o juguete) en la mano (pero tienes algunas fácilmente accesibles y ocultas en la otra mano) y puedes comenzar la rotación. Con suerte, te seguirá y empezara a seguirte. Muéstrate muy contento y recompensa al perro con la galleta o el juguete. Tu perro sólo confía en ti, porque sabe que recibirá un premio. El movimiento de rotación ha empezado a ser una señal que el perro entiende. Después de unas cuantas repeticiones ya podemos empezar a introducir la orden verbal.

Refuerzo Variable

Una vez que tu perro te sigue siempre a tu alrededor (post tour) premiaras todas las ejecuciones en la dirección correcta, posteriormente podrás cambiar y recompensar en un programa de refuerzo variable en la que sólo obtendrá el premio / juguete a la mitad de la sesión o hasta una cuarta parte del total tiempo. El resto del tiempo deberemos utilizar el refuerzo secundario felicitando al perro (buen perro, muy bien…) para finalizar el ejercicio reforzando mediante el refuerzo primario, comida, pelota, mordedor.

Una vez hayamos conseguido que el perro entienda elejercicio después de 10 ó 15 repeticiones podemos

 

acabar premiando las ejecuciones que resulten especialmente interesantes (eléctricas…) esto mantendrá al perro atento en el juego y hará que se esfuerce aun más por obtener la recompensa.

Aumentar criterios

Para que el perro generalice el comportamiento deberemos repetir este ejercicio en diferentes lugares bajo diferentes distracciones, para asegurarnos que ha comprendido correctamente de que se trata. Así como un entrenador que tiene que tomarse el tiempo para entrenar cada una de estas dimensiones (individual) antes de poder estar seguros de que su perro entiende verdaderamente el comportamiento. Hay unos cuantos criterios que podemos aumentar:

Giro en el sentido contrario a ambos lados.

Giro eléctrico y muy rápido.

Añadir distracciones crecientes (juguetes favoritos esparcidos por el suelo, un perro conocido sentado cerca, etc.).

Localización (dentro, en el patio trasero, en el interior del club, en las afueras del club, en el parque, etc.).

Gira al aproximarse a un obstáculo.

Giro después de un obstáculo.

Giro lejos del guía.

Cambiar estas dimensiones paso a paso, sólo poco a poco. Dado que estos cambios aumentan la dificultad (elevar los criterios) tendrá que aumentar las recompensas de comida / juguete especialmente si el perro está teniendo problemas para completar el comportamiento con el mismo entusiasmo que lo hacía con las recompensas anteriormente.

Solución de problemas – Rompiendo Comportamientos

Cuando cambias tratando de atraer o recompensar al perro y no funciona sin comida o juguete visible. Deberás volver atrás y hacer una rotación rápida utilizando el señuelo. A continuación, intenta una rotación parcial sin el premio (juguete) y espera al perro a que de un paso en la dirección de la rotación correcta. Es posible que tengas que esperar un tiempo (incluso decenas de segundos) pero no te rindas. Premia al perro con los premios ocultos cuando dé el primer paso (s).

Si el perro se queda de pie y no se mueve, incluso después de esperar puedes probar a usar un señuelo verbal. Haga un “kissy” ruido, aplaudir, etc. para conseguir que el  perro se mueva. Una vez que el perro comienza a moverse puede recompensar con el premio que tenias oculto.

Una vez que su perro está en movimiento sin un señuelo (tratamiento, un juguete o verbal) a continuación, aumente la distancia que tienen que seguir antes de dar el premio oculto. Construir a una rotación de 360º ​​ antes de dar la recompensa.

Girar más rápido

A medida que avanza más rápidamente el perro y nunca se anticipa al giro y te bordea por detrás por completo. Premia efusivamente y puedes llegar a utilizar el jackpot (premio grande).

Para algunos perros un marcador de premios es demasiado estresante y es mejor no premiar e iniciar el ejercicio y solo premiar al finalizarlo.

Terminar con éxito

Las sesiones deberán ser breves y exitosas, procurando dejar al perro con ganas de volver a intentarlo. No repetir nunca el ejercicio hasta la extenuación.

Revisar la formación

Estos son los aspectos que tienes que tener en cuenta para enseñar el ejercicio:

Planificar el comportamiento (s) y controlar su entorno.

Iniciar el comportamiento.

Recompensar el comportamiento.

Reforzar el comportamiento.

Aumentar los criterios – empezar de nuevo desde el paso 1.

También nos resultaran especialmente útiles para ir fijando la distancia cómoda de trabajo y para que el perro se acostumbre a vernos continuamente en movimiento e incluso podremos ir introduciendo los pivotes, de modo que acabe siendo estos movimientos para el perro, algo perfectamente natural y normal.

Estos ejercicios los deberemos hacer bordeando arboles, o bien colocando conos o algún objeto como pueden ser sillas… en la etapa de iniciación o pre-agility,  ahora se trata de colocar una parte de los caballetes de salto y dibujar figuras, para hacer que el perro se vaya familiarizando con los giros, también resultaría muy oportuno empezar a introducir órdenes verbales, izquierda, derecha.

Los haremos corriendo con el/la y cambiando de dirección, así como describiendo círculos y realizando todo tipo de figuras.

Estos ejercicios y los que describiremos a continuación forman parte de lo que se conoce con el nombre de “agility foundation” es decir ejercicios para sentar las bases del agility. Tambien se pueden utilizar como ejercicios de calentamiento antes de la competición.

Giros frente el guía.

Como su nombre indica se trata que el perro aprenda a realizar giros frente al guía de 360º en ambas direcciones, tanto en un sentido como el otro.

La mecánica para conseguir que el perro entienda el ejercicio es muy sencilla, y a la vez muy parecida a la que hacíamos en los giros sobre el guía, la diferencia es obvia en este caso se trata de que los haga sobre sí mismo, en un principio nos ayudaremos de un mordedor para presentarle el ejercicio al perro para en un futuro poder eliminarlo, a la vez que trabajamos estos giros podremos ir incorporando las ordenes de giro para que poco a poco y tras muchas repeticiones las pueda ir asimilando. A su vez lo deberemos hacer alegándonos progresivamente para que el perro pueda ir asimilando la distancia.

En el futuro podremos sacar mucho partido de estos ejercicios y por ejemplo nos servirán para recuperarlo de un rehusé y darle la orden de nuevo para que aborde el aparato.

También nos pueden resultar muy útiles en los saltos por detrás, que ya abordaremos más adelante, o bien los podemos utilizar para realizar ejercicios de calentamiento.