Seleccionar página

¿Por qué necesitas utilizar el clicker?

La razón más importante es que no puedes utilizar una palabra con la precisión en fracciones de segundo como puedes hacerlo con el clicker. Con un poco de práctica puedes reforzar muy pequeños movimientos en el preciso instante en el que ocurren, premiarlo con palabras resulta más confuso ya que lleva más tiempo y por lo tanto es más difícil que se produzca la asociación.

El sonido del clicker es único e inconfundible no depende ni de como tengamos la garganta, ni de nuestro estado de ánimos, es un sonido neutro, rápido y preciso. Nos permite incluso reforzar algún comportamiento cuando el animal se encuentra alejado, cosa que con la voz no podríamos y habríamos de acabar gritando.

De hecho si comprobamos la respuesta del perro condicionado con el clicker (atención eléctrica, galvanizado, ilusionado) comparada con cualquier respuesta reforzada únicamente con refuerzo secundario (buen perro), la diferencia es considerable.

Los detractores de este sistema con frecuencia dicen que el clicker es bueno para enseñarle trucos al perro pero para nada más. Comentan que el clicker es útil en el moldeado de los comportamientos nuevos y para pulir detalles, y no es necesario para comportamientos que ya están establecidos. Cuando en realidad se puede utilizar para todo, incluso para hacer más consistentes los comportamientos aprendidos, esto consiste precisamente la magia del clicker training.

Una vez aprendido el comportamiento, no hay ninguna regla que diga que tiene que darse un trozo de comida para cada click; usar un reforzador condicionado te permite no sólo retrasar el premio sin perder o deteriorar la respuesta, sino también dar menos comida al final de cada sesión.

Usar el reforzamiento positivo supone muchas veces un enorme esfuerzo para los educadores por que nos obliga a pensar, para los adiestradores es mucho más fácil cuando estamos paseando con el perro y se distancia de nosotros, sacudir un correazo para que vuelva a su posición, que tener que pensar como hacerlo.

Con esta técnica el animal tiene la oportunidad de ganar una y otra vez para continuar con el juego, cuando utilizas el refuerzo positivo y comienzas a moldear un comportamiento deseado con una señal clara como un reforzador, tu perro te respetara de un modo distinto, estarás empezando actuar con sentido cpmún y te lo agradecerá.

En clicker training, “tampoco se basa en ordenes”, sino que intentamos que la conducta surja de forma espontánea, una vez que ya se está produciendo el comportamiento deberemos capturarlo ofreciéndole un click y refuerzo, luego después de varias ejecuciones incorporaremos la orden para que se produzca una asociación con ella. El adiestramiento con clicker no se basa en las órdenes, ya que aún el perro no conoce su significado. El momento de introducir una palabra o señal para que ejecute algún ejercicio, es cuando vemos que el perro presenta el comportamiento aprendido en cualquier momento, esperando que haga sonar el clicker; entonces al crear la señal se premia sólo cuando el perro realice el comportamiento después de darle dicha señal.  En resumen; cuando el comportamiento nace de modo espontáneo, se captura y posteriormente se condiciona, es cuando verdaderamente el clicker funciona y se produce una asociación perfecta.

De esta forma podemos ir agregando mayor complejidad a cada ejercicio, moldeando y premiando sólo las ejecuciones detalladas que queremos mejorar. Por ejemplo, ya le has enseñado al perro a andar a tu lado con correa sin tirar; ahora puedes trabajar la posición, por lo que premiarás sólo las veces en que el perro camine sin tirar y con los hombros pegados a tu pierna.

 Ventajas del Adiestramiento con Clicker:

Timing perfecto, el refuerzo se presenta en el momento justo.

Puede ser utilizado en cualquier edad del animal.

Se puede utilizar para enseñar una cantidad infinita de ejercicios.

El sonido refuerza mejor que la voz, porque siempre funciona igual.

Es un método positivo, sin castigo. Lo peor que puede ocurrir es que no suene el clicker.

Es una técnica de adiestramiento que resulta intuitiva y muy divertida para el perro y el amo.

El comportamiento aprendido con el método clicker es mucho más consistente a la extinción.

Una vez que el perro ha entendido el “juego” de hacer sonar el clicker, el aprendizaje y el perfeccionamiento del ejercicio es mucho más rápido que en el adiestramiento tradicional.

Estimula la creatividad del adiestrador al buscar la forma de comunicar al perro lo que quiere que realice, además podrás con imaginación inventar cada día ejercicios nuevos.

El adiestramiento con clicker puede resultar muy parecido al adiestramiento con premios, pero no es lo mismo. La diferencia está en que el clicker es un reforzador condicionado y el perro no dependerá de los premios o la comida. El perro buscará hacer que suene el click, esa es su recompensa. A medida que se establecen las conductas se va reemplazando la comida por caricias y el clicker por una palabra, que siempre están a nuestro alcance.
Tanto el castigo como el premio deben aparecer en el momento en que se está realizando el comportamiento, de otra forma el perro no comprendería por qué exactamente lo premiaron o lo castigaron. Por ejemplo si enseñas a tu perro a saltar un obstáculo, lo ideal sería premiarlo en el momento en que está en el aire, en el momento justo en que está saltando, pero ¿cómo le puedo dar la golosina en ese momento? Con el clicker podemos dar la señal en el momento exacto y dar la comida como premio después. El mensaje ya se la ha comunicado, el premio sólo refuerza aún más la orden.

Feedback: reforzador condicionado formal

“Un buen adiestramiento necesita un sistema de comunicación, un modo de decirle al perro el instante preciso en el que se ha ganado algo bueno, se ha acabado algo bueno, se ha ganado algo malo o ha evitado algo malo. El primero y más importante de estos momentos es ganarse algo bueno, el reforzamiento positivo. (Jean Donaldson)”

Cada día existen más adiestradores que utilizan el clicker como marcador del refuerzo en lugar de palabras o frases como ¡buen chico! por que el clicker emite un sonido breve, rápido y sistemático, inconfundible, mientras que con palabras siempre habrá variaciones, en función de nuestro propio estado de ánimo. No olvides que el clicker no es el premio es la señal que lo desencadena y lo realmente importante es el significado que adquiere con aquello que está asociado.