Seleccionar página

Programa de Control del Estímulo

Consiste en poner el estimulo bajo control, para que sea fiable en cualquier situación sean cual sean las condiciones en las que nos encontremos, para ello deberemos trabajar el moldeado del comportamiento bajo diferentes niveles de distracción asegurándonos  a su vez sea más fiable a la extinción, esto es precisamente lo que evita que esa conducta desaparezca a la larga por falta de refuerzo.

Desarrollar un programa de control sobre el estímulo evitará problemas de generalización.

La falta de generalización de los comportamientos suele ser la causa más habitual en la extinción del comportamiento.

Es por ello que se da el caso que muchos perros gozan de una buena educación de base y se comportan muy bien ante algunas situaciones y en cambio en otras da la impresión que el perro no hubiera aprendido nada, eso se debe a que el estímulo no está bajo control, y el perro no ha generalizado el comportamiento. Por ejemplo; un perro resulta capaz de mantenerse quieto en la calle por un periodo largo de tiempo y en cambio no es capaz de permanecer quieto frente a la primera valla de un circuito de agility, esto significa que el perro no tiene generalizada la conducta por lo que el estímulo no se está bajo control.

Para muchos educadores tener las órdenes bajo control equivale al Control del estímulo esto que significa que si el trabajo de formación se ha realizado correctamente debemos haber trabajado todos y cada uno de los comandos, en diferentes escenarios cuantos más mejor y bajo una gran variedad de distracciones.  Lo cual representa que el perro cuenta con una buena generalización de los comportamientos.

Las reglas del control por el estímulo

Para completar perfectamente el control por el el estímulo han de darse cuatro condiciones, cada una de las cuales pueden adiestrarse por separado, en una categoría aparte dentro de la formula del moldeado:

  1. El comportamiento se realiza siempre inmediatamente después de la presentación del estímulo condicionado (el perro se sienta cuando se le ordena).
  2. El comportamiento nunca ocurre en ausencia del estímulo (durante el adiestramiento o las sesiones de trabajo el perro nunca se sienta de forma espontanéa).
  3. El comportamiento nunca responde a algún otro estímulo (no se sienta cuando le ordenas “echate”).
  4. Ningún otro comportamiento se realiza en respuesta a este estímulo (cuando ordenas “sienta” el perro no responde echándose, saltando sobre ti o lamiendo tu cara). ¡No lo mates…enséñale! Karen Pryor.

Cargar el Clicker

Es el primer ejercicio real del adiestramiento. Con este ejercicio lograrás que el perro asocie el sonido del clicker con algo positivo.
Es aconsejable comenzar todas las sesiones cargando el clicker.
Tu primera sesión deberías hacerla en el lugar más tranquilo y silencioso que conozcas. Y no debería exceder de dos minutos, estas enseñando algo nuevo necesitas estar libre de distracciones innecesarias.
Elige un lugar que el perro conozca que le resulte confortable y donde ambos os sintáis relajados. El cuarto de baño, el comedor, la habitación… Si tienes otros perros ponlos en otra habitación temporalmente.
Las primeras sesiones han de ser muy breves y siempre antes de la hora habitual de su comida, de ese modo el apetito y la naturaleza del  perro trabajara a tu favor, no utilices pienso puesto que no presenta el mismo valor de motivación, dado que es lo que come habitualmente todos los días. Puedes usar jamón, queso, hígado seco…

Nos podemos encontrar con perros que el sonido del clicker les asuste, aunque no es algo muy común, en este caso podremos empezar clicando manteniendo el clicker en el bolsillo para que amortigüe el ruido y poco a poco primero cubriendo con un pañuelo iremos haciendo que haga la asociación con algo positivo y eliminaremos el temor.

Cargar el clicker consiste en coger una cantidad de premios y aprovechar cualquier comportamiento ya sea espontáneo o adquirido, que resulte sencillo, cuando el perro nos mira aprovecharemos para hacer click y le daremos  un premio tras otro, repitiendo esta operación unas cuantas veces, para ganar su atención o bien aprovecharemos si está sentado o cualquier comportamiento sencillo que nos interese reforzar. Conviene empezar por comportamientos fáciles para que aprenda el significado del clicker. (Mirarte a los ojos, en pie…)
Es aconsejable comenzar todas las sesiones cargando el clicker, de este modo ganaremos su atención y predispondremos al perro a trabajar, cuanto mayor sea la atención que el perro nos preste durante la sesión más positivo será el resultado.

“Siempre deberemos cargar el clicker como paso previo al comienzo de cada sesión”.