Seleccionar página

Giros muy Pronunciados y muy Marcados

Conducción Europea

En los recorridos de agility es muy habitual encontrarse con un giro muy pronunciado, como por ejemplo en los serpentines, que requiere por parte del guía manifestarse muy claramente para definir la trayectoria más corta posible que debe realizar el perro. Aunque estas técnicas se deberían de trabajar en último lugar después de tener bajo control el resto de giros.

Hay diferentes formas de marcar el giro, en primer lugar utilizaremos la palma de la mano para frenar el empuje del salto, a continuación deberemos hacer un semipivote ó falso pivote marcando automáticamente el sentido del próximo salto a abordar, teniendo en cuenta que los pies y los hombros marquen perfectamente la dirección que queremos que el perro siga dejando justo el espacio por donde él tiene que pasar.

Inicialmente nos deberemos ayudar del mordedor o de la pelota para que inmediatamente que el perro gire y ajuste el salto lo cobre, reforzando de ese modo el movimiento hasta conseguir una ejecución más ajustada al salto, después procederemos a añadir otro salto, lo podremos trabajar con dos saltos en línea horizontal.

Como decíamos anteriormente, en un futuro próximo, estos ejercicios nos resultaran especialmente útiles para preparar al perro en ejercicios de giro mucho más complejos como son los serpentines, los cuales trataremos más adelante.

Otra manera consiste en aspirar llamando al perro en el momento justo que este abordando el salto, también conocida como giro post (PostTurn) pero esta manera no resulta tan efectiva por que el perro acostumbra a abrirse mucho más describiendo una trayectoria mucho más larga, nos interesa trabajar de modo que el perro este siempre preparado para realizar la trayectoria más corta posible, cuanto menos metros haga el perro en su recorrido mejor tiempo realizara desarrollando el circuito.

Otro procedimiento es el que utilizan algunos agilitistas como “Silas Boogks”, se trata de marcar el ángulo de ataque al salto de manera que el perro salte por el extremo contrario al salto siguiente para que una vez que el perro esté en el aire el guía pueda cambiar de dirección pronunciando inmediatamente con los pies y los hombros la dirección que a continuación debe seguir el perro, el mecanismo de enseñanza es exactamente el mismo que describimos anteriormente valiéndonos del mordedor. Esta técnica se conoce con el nombre de V-Set ó V- Curse. La única particularidad es que el guía debe llegar al punto de ataque del salto antes que el perro y esto con perros especialmente rápidos y con mucha potencia de salto, a veces resulta muy complicado y exige un buen tono físico por parte del guía.

Marcaremos el ángulo de ataque del salto a 45º una vez que el perro este en el aire daremos una orden verbal de giro y el guía deberá girar su cuerpo 135º para marcar la dirección que queremos seguir para buscar el siguiente salto que lo encontraríamos en horizontal y a la misma altura del que ya ha saltado, inmediatamente presentaremos el mordedor para forcejear con él, dejando finalmente que lo cobre.