Seleccionar página

Trabajando Velocidad en los Saltos

¿Qué se consigue con “Saltos de Velocidad”?

Desarrollar el equilibrio, la zancada y el reconocimiento instantáneo de la pista de Agility por parte de nuestro perro.

Sobre el aspecto mecánico de los saltos, propiamente dicho aumenta la memoria muscular y equilibrio en nuestro perro.

Los “saltos en velocidad”, también llamados “saltos de túnel” están únicamente centrados en que el perro consiga producir el mejor salto posible, usando la fuerza de sus cuartos traseros con la máxima potencia y creando más velocidad y confianza con menos esfuerzo.

Este programa se puede aplicar a todos los perros que estén bien construidos y sanos. Cuanto más rápido sea el perro más se va a beneficiarse de este programa, ya que un perro más rápido tiene menos tiempo para organizar su cuerpo en armonía antes del salto.

En al Agility, el 75% de la base la forman las técnicas de salto, sin embargo, es donde menos tiempo invertimos, debemos hacer el ejercicio más fácil y más divertido para el perro. A un perro sano, bien construido, le cuesta muy poco trabajo saltar el obstáculo, ya sea de altura o de longitud. La repetición de los saltos con las mismas maniobras seguidas va a enseñar al perro a responder al guía, pero no enseñan al perro a producir el salto más efectivo.

Se recomienda gastar el 50% de tiempo al principio en enseñar la mecánica de saltos para construir una base fuerte para el futuro. Cuando se empiezan a hacer los ejercicios de saltos con el guía, el perro que conoce las técnicas de “saltos de velocidad”, es capaz de reconocer instantáneamente el obstáculo y decidir si tiene que hacer compresión o extensión en el salto, o torcer o girar sobre al salto u obstáculo.

Sin embargo, no hay que olvidar que la conducción del guía tiene mayor influencia sobre el perro, y si éste a veces proporciona la información al perro demasiado tarde, el perro no tiene tiempo de reaccionar para abordarlo con el máximo de efectividad.

Deberemos trabajar inicialmente siempre con los palos bajos, variado las distancias entre sí para que el perro aprenda a calcular el salto en cuanto lo vea, y comenzaremos siempre con líneas rectas, para que el perro adquiera lo que se denomina «la mecánica del salto».

No olvidemos de reforzar cada una de las ejecuciones, primero deberemos empezar recompensando en cada salto, después cada dos, luego cada tres y así sucesivamente para acabar reforzando secuencias.

Una vez hayamos realizado durante algún tiempo la fase anteriormente citada empezaremos a variar las alturas de salto para que el perro aprenda a calcular la zancada y el empuje.

Nos podemos encontrar con perros que para abordar una secuencia de saltos necesitan realizar varios pasos, y en cambio otros que con un solo vote aborden una secuencia dependiendo de lo bien que se haya trabajado las secuencias de salto y sus condiciones físicas.

En cuanto el perro haya aprendido a abordar los saltos deberemos trabajar creando secuencias a diferentes distancias, formaremos una recta e iremos variando las distancias de saltos para que de este modo el perro aprenda ajustar la zancada y el paso antes de abordar el obstáculo, de igual modo es

conveniente introducir el salto de longitud en los entrenamientos para que el perro aprenda a coger mas empuje y a estirarse el salto.

Si nuestro perro tiene especial interés por los túneles podremos colocar uno al final de la recta con lo cual podremos trabajar lanzados y conseguiremos mayor velocidad.

Susan Salo, es la creadora del programa “Saltos de Velocidad” podemos buscar sus Dvd, y con ellos desarrollar esta técnica.

El nombre de Susan Salo es, hoy en día, reconocido en el mundo del Agility. Aunque lleva relativamente poco tiempo en este deporte, tiene mucho que ofrecernos. Susan lleva más de 35 años en el mundo de los saltos de caballos. Una amazona de toda la vida, Susan ha montado a caballo junto a algunos de los jinetes más reconocidos y ha competido por todos los rincones de Estados Unidos y Canadá. Dando un giro a su carrera, Susan se trasladó al Este donde pasó dieciséis años entre el New Hampshire y Virginia ayudando a los clientes a alcanzar sus objetivos.

Susan aporta una extensa experiencia en su trabajo de saltos con caballos y lo incorpora a la velocidad en el Agility. Ofrece una perspectiva única y el conocimiento de los aspectos mecánicos de los saltos, que correctamente aplicado pueden crear la mecanización y equilibrio para el atleta canino. Para no ser confundido con un seminario de conducción, sus lecciones y talleres se enfocan únicamente para que el perro y construya mejores habilidades de saltos e inculcar más confianza y velocidad. El entrenamiento con Susan es una oportunidad para averiguar cómo su perro aprende a equilibrar los saltos dando una sola zancada haciendo los saltos fáciles. Susan entrena tanto a caballos como a perros en su residencia en California del Norte donde vive con su brillante Jack Russell Terrier, Patrick.”

Hay algunos guías que piensan que el perro aprende a saltar elevando al máximo la altura, cuestión esta no solo errónea, sino que incluso a la larga perjudicial y lo acabara pagando el perro, porque al esfuerzo al que se le ha sometido haya podido resultar excesivo, enseñar al perro a saltar desde abajo es prolongar la salud y vitalidad durante muchos más años.

En el agility son muchas las diferencias con las que de golpe se va a enfrentar el perro esto puede provocar imprecisiones, faltas, derribos de palos… Siempre se dice que a la hora de entrenar intentemos reproducir las condiciones propias de la competición para que el perro se comporte con mucha más fiabilidad, cuanto más diferentes sean estas condiciones más problemas aparecerán en competición.

Nuestro propio nerviosismo, las dudas de saber si verdaderamente el perro se comportara bien, incluso la duda de si nosotros estaremos preparados…

Tenemos que confiar en que hemos preparado correctamente al perro, si nos asisten las dudas mejor no debutar y dejarlo para más adelante, cuando nos hallemos plenamente convencidos de que el trabajo se ha hecho bien y de que por fin ha llegado el momento.

Ejercicios de Iniciación.

Empezaremos trabajando la mecánica de saltos con los caballetes y la barra a nivel de suelo.

Ejercicio 1:

Colocaremos al perro en posición de quieto delante de una valla de salto, nos colocaremos paralelamente a los caballetes y lanzaremos la pelota por el centro para que el perro vaya a cobrarla, también lo podemos hacer colocándonos delante del salto y llamaremos al perro para que pase por el centro de valla una vez lo haya hecho jugaremos a forcejear con el perro mediante el mordedor.

Ejercicio 2:

Colocaremos al perro en posición de quieto delante de dos vallas de salto, nos colocaremos paralelamente a los caballetes y lanzaremos la pelota por el centro para que el perro la cobre. También lo podemos hacer colocándonos delante de los saltos y llamaremos al perro animándole para que pase por el centro de vallas una vez se haya dirigido hacia nosotros jugaremos a forcejear con el mediante el mordedor.

Ejercicio 3:

Construiremos una x con cuatro vallas de salto y haremos pasadas con el perro de izquierda a derecha, intercambiando cambios de dirección el objetivo es claro, que se familiarice con nuestros cambios de posición y vaya captado nuestros movimientos corporales para aprender a seguirnos.