Seleccionar página

¿Qué puedo hacer cuando mi perro Ladra?

“El sonido del ladrido ataca los nervios de las personas. Se vuelven irritables, enfadadas, nerviosas e inseguras, y con frecuencia acaban reaccionando de forma exagerada, con enfados, castigos o gritos, lo que generalmente suele tener el efecto opuesto al que se pretendía…” Turid Rugaas

En primer lugar debemos identificar las causas que lo motivan aprender a diferenciarlas para poder tratarlas. No podemos olvidar que el hombre a lo largo de los siglos a manipulado a estos animales seleccionándolos de acuerdo a sus necesidades, para guarda y que ladren para avisarles, para la caza, que les avisen de cuando esta próxima una presa… El ladrido es la voz de un lenguaje.

Distintos tipos de ladridos:

  • Ladrido de excitación.
  • Ladrido de miedo.
  • Ladrido de guarda.
  • Ladrido de frustración.
  • Ladrido aprendido

Ladrido de excitación

Tiene lugar cuando esta contento o lleno de expectación o por que desea hacer algo que le gusta mucho.

Los patrones de actividad serán saltar arriba y abajo, cabecear… No deberíamos castigar al perro por estar contento, no se castiga la alegría.

El ladrido es muy constante o en series y con pausas muy cortas

¿Qué podemos hacer?

  1. Cálmate. Tu tranquilidad es imprescindible y tendrá una buena influencia en el perro.
  2. Enséñale a cobrar algún objeto, el perro no aprenderá a no ladrar pero tus vecinos te lo agradecerán.
  3. Si el perro solo esta un poco agitado quizás sería de gran ayuda hacer que se siente durante unos segundos induciendo la calma, por ejemplo; antes de ir abrir la puerta. Si esta excitado intenta una posición con una señal gestual y no verbal, así podremos ocultar nuestra irritación.

De este modo el perro aprenderá la secuencia (ladrar, sentarse, llega una recompensa).

El ladrido por excitación se tiene que analizar según su motivo:

  1. Cuando vuelves de casa.
  2. Cuando vienen invitados.
  3. Cuando se encuentran con otros perros.

Cálmate. Tu tranquilidad es imprescindible y tendrá una buena influencia en el perro.

Enséñale a cobrar algún objeto, el perro no aprenderá a no ladrar pero tus vecinos te lo agradecerán.

Si el perro solo esta un poco agitado quizás sería de gran ayuda hacer que se siente durante unos segundos induciendo la calma, por ejemplo; antes de ir abrir la puerta. Si esta excitado intenta una posición con una señal gestual y no verbal, así podremos ocultar nuestra irritación.

De este modo el perro aprenderá la secuencia (ladrar, sentarse, llega una recompensa).

Cuando vuelves de casa

Intenta adoptar una actitud neutra ignóralo, hasta pasado unos minutos hasta que veas que el perro se relaja.

Cuando vienen invitados.

Si el perro va ladrando hacia la puerta ves tranquilamente tras el, ponte delante dándole la espalda, demuéstrale que tu tomas el control de la situación. Permanece quieto hasta que el perro este callado, abre lentamente la puerta y haz pasar al invitado la persona puede darle la espalda al perro, podrías sujetar al perro del collar y esperar que se calme.

Cuando se encuentran con otros perros.

Las personas lo interpretamos como si el perro fuera agresivo. En primer lugar, ladrar no es lo mismo que ser agresivo. Al contrario, un perro ladrador no es agresivo.

¿Qué podemos hacer al respecto? Algo de juego de vez en cuando, con otros perros de edad y tamaño similares a el.

Lo ideal es dar paseos en paralelo con otros perros, inicialmente con correa y posteriormente sueltos si es posible.

Sentarse con el perro y que vea otros perros desde la distancia, dentro y fuera de casa.

Buscar y promocionar encuentros con perros adultos amables, los perros jóvenes necesitan modelos de comportamiento.

En este post, trataremos solo el ladrido de excitación próximamente iremos desarrollando el ladrido por otros motivos, para evitar que este articulo se convierta en algo muy largo y cansino.