Seleccionar página

Practicando con un solo salto

A continuación podemos observar algunos ejercicios que se pueden realizar con un solo salto. Están en orden aproximado de dificultad creciente, pero cada equipo tiene diferentes desafíos. Creo que se han cubierto la mayoría de los ejercicios posibles. El manejo de cada maniobra sólo se describe brevemente.

Hay cuatro cosas que tienes que variar en todos estos ejercicios:

Trabajar con el perro a la izquierda y a la derecha.

Variar el ángulo de aproximación lo más ampliamente posible.

Variar la distancia del guía y del perro.

Variar método y estrategia, para introducir todo tipo de maniobras.

Si empiezas a iniciando un perro en el agility puedes empezar con los caballetes sin barra transversal y te servirán para aumentar la experiencia el vínculo y compenetración con el perro. Por último, es interesante elegir un par de estos ejercicios cada día y trabajar en ellos durante sólo unos minutos, y no intentar realizar todos ellos en una sola sesión. Es recomendable concluir los ejercicios siempre con éxito y que el perro se quede con ganas de jugar y trabajar un poco más.

En los siguientes diagramas están representadas algunas de las posibilidades para poder conseguir habilidad. Sin embargo, la imaginación puede dar lugar a practicar muchos otros ejercicios. Practica las diferentes posibilidades de gestión para aumentar la compenetración con el perro. Es importante que estos ejercicios se hagan al iniciar al perro en la mecánica del salto

  • Trabajar con el perro a la izquierda y a la derecha.

En todos los circuitos de agility el perro debe saber trabajar con independencia de la posición del guía, por eso es necesario trabajarlo desde el mismo momento que empezamos a presentar al perro la mecánica del salto.

Se tendría que trabajar inicialmente enviando desde todos los ángulos posibles de ataque al salto y en cuanto el perro lo realice lanzarle el motivador (pelota o mordedor) para reforzar las ejecuciones correctas.Se trata de trabajar el ejercicio en todas las posiciones posibles, corriendo con el perro.

Al empezar con los ejercicios es importante que nuestro lenguaje corporal le dé al perro las señales correctas y toda la información necesaria para que comprenda lo que le estamos pidiendo. El cuerpo debe estar orientado de cara en la dirección que queremos que vaya y el brazo que señale deberá estar siempre en el lado más próximo a él. Podemos empezar a introducir en este momento las órdenes verbales de derecha e izquierda.


Variar el ángulo de aproximación lo más ampliamente posible.

Al principio es recomendable acompañar al perro hacia delante para que aborde el salto, pero a la zaga, es deseable que el perro se acostumbre adelantarse para acometer el obstáculo. Finalmente, deberías ser capaz de enviar al perro para que ataque el salto desde una posición estática. Solo se necesita práctica.

Ataque al Salto

Este ejercicio es casi el mismo que el anterior. La diferencia es que estamos lanzando al perro salto. Utiliza el brazo más próximo al perro para marcar el salto. En los diagramas anteriores sólo se muestra la orientación pero la diferencia ahora consiste en enviarlo a que cobre el juguete. Como si realizáramos un ejercicio de targeting. Lo podemos iniciar dejando un juguete, pelota… (X). Y enviar al perro para que lo cobre. Este ejercicio es muy recomendable de practicar para aprender a iniciar la trazada en cualquier tipo de salida o inicio de un recorrido.

  • Variar la distancia del guía y del perro.

    Llamar al perro frente al salto

Este ejercicio es diferente al anterior, se trata en este caso de llamar al perro frente al salto. Partiremos de una posición estática para llamar al perro. En perros que se inicien en el agility empezaremos colocando el travesaño del salto en el suelo. Para posteriormente irlo subiendo a medida que madura el perro. En principio la altura no es lo esencial, si no que asimile nuestros movimientos y nos permitirá que el perro aprenda la mecánica del salto. Nuevamente variar los ángulos de aproximación del perro (ángulo de ataque) y el lado desde donde queremos que el perro venga hacia nosotros ejecutando el salto.

CAPITULO: 2

  • Variar método y estrategia, para introducir todo tipo de maniobras.

 Desde el mismo momento en que introducimos al perro en la mecánica del salto, podemos ir trabajando los ejercicios que nos permitan introducir las técnicas de manejo que posteriormente utilizaremos para gestionar los recorridos de una pista de agility, de este modo el perro se adaptara  a ver nuestros movimientos y aprenderá a interpretar correctamente nuestro lenguaje corporal, al tiempo que nos servirá para que el equipo se compenetre y en el futuro estemos preparados para afrontar grandes retos.

Lanzar -recoger

Este ejercicio consiste en enviar al perro lejos hacia el salto y que lo ejecute de forma envolvente y vuelva hacia nosotros. Una vez más deberemos variar los ángulos de aproximación del perro, nuestra posición y la distancia hacia el salto. Inicialmente deberemos acompañar al perro para simplificar la compresión del ejercicio. Para acabar alejándonos paulatinamente, aumentando con ello la distancia.

 Alrededor del salto

El ejercicio consiste en empujar al alrededor del salto para recogerlo en el otro lado. Al principio empezaremos el ejercicio cerca del salto, frente al travesaño y con el perro casi en la parte trasera del salto. A continuación puedes empezar a aumentar la distancia respecto al salto y con ello incrementar la dificultad, como siempre se trata de empezar poniéndoselo muy fácil para conseguir éxito, para posteriormente complicarlo.

Giro sobre el guía (Publica Turn on Take Off Side)

Es una maniobra de manejo básico y debería haberse trabajado en los ejercicios de formación básica para empezar a aplicarlo en el agility. Así que además de todas las otras variantes, distancia, lateral y el ángulo ahora también deberemos variar el diámetro de la curva para generalizar su compresión y el aprendizaje de la forma de ataque al salto. De esta forma el perro se acostumbrara a vernos variar nuestra posición.

Ignorar el salto a la orden

Este ejercicio es muy interesante para conseguir que el perro entienda cuando no debe realizar el salto y seguir

la trayectoria del guía. En muchas ocasiones nos encontraremos compitiendo con algún salto que no debe hacerse en el recorrido y que tendremos que saltear, por esto resulta muy útil trabajar este ejercicio.

Saltar y recoger, trabajando el recorte (giro postal)

El PT muestra la posición donde se realiza el giro postal o Post Tour.

El perro deberá ejecutar el salto ajustándose lo más posible a él, dejaremos el juguete en el ángulo del caballete hacia donde se quiere que el perro recorte el salto. El guía deberá acercarse al extremo del salto con el brazo que lo quiere recoger para ayudar en la compresión del ejercicio. Esta es una buena forma de iniciar los recortes, por esto se tiene que tener muy en cuenta por que nos ayudara sin duda a gestionar más correctamente los recorridos de agility.

Cruce delantero frente al salto (Cross Front Side en el despegue)

El FX muestra la ubicación aproximada de donde se debe realizar el cambio delantero pero es obvio que tendría que ser el movimiento basado en la ruta del guía acercándose al salto (no se puede ejecutar a través o sobre el salto). Dependiendo del perro también es probable que necesites ser rápido para ser capaz de llegar a la ubicación transversal delantera antes que el perro.

También es necesario calcular el espacio necesario donde realizar la maniobra para evitar tropezar con el perro o que el guía pueda representar una barrera física, lo que ralentizaría al perro.

Cambio por delante

Para este ejercicio, imagina que vas a un segundo salto en algún lugar del lado del aterrizaje del perro y resulta necesario cambiar la orientación del perro antes de acometer segundo salto.

El FX muestra la ubicación aproximada de la Cambio delantero pero es obvio que tendría que basarse en la ruta del guía al acercarse al salto (no se puede ejecutar a través o sobre el salto). Dependiendo del perro también es probable que necesitemos ser capaces de llegar a la ubicación transversal delantera antes que él.

Cambio delantero y recorte en el salto (Wrap)

Este movimiento igual que cualquier otro debería de iniciarse, fuera de pista antes de incorporar un caballete de salto, esta es la base de la formación.

Pongamos un par de caballetes y con el perro a lado izquierdo, mantengámoslo en posición mientras ambos giramos a la derecha dándole la vuelta al caballete, después podremos intentarlo en sentido contrario para acabar girando hacia a la izquierda.

A diferencia de otros ejercicios en este caso tiene que poder llegar a la posición con anticipación para recoger correctamente al perro, teniendo especial cuidado en dejar el espacio de paso necesario para el perro, ajustándolo en lo que no sea preciso.

Cambio por detrás.