Seleccionar página

Iniciando el aprendizaje de los Obstáculos

A continuación presentamos y detallamos las características base de los aparatos que configuran una pista de agility.

Los clasificaremos en tres grupos: de contacto, de salto y misceláneas.

ZONAS DE CONTACTO

Se consideran obstáculos de contacto, a los aparatos que presentan una superficie rugosas antideslizantes por donde el perro debe correr (pisar) y presentan unas zonas de diferente color en ambos extremos donde el perro debe pisar aunque solo sea con una pata, tanto en la subida como en la bajada, esta normativa ha sido establecida para que el perro inevitablemente tenga que “frenar” para evitar que pueda lesionarse.

En una pista de agility, podemos encontrarnos con tres tipos de aparatos de contacto que son: Pasarela, Rampa o Empalizada y Balancín.

Pasarela

Según determina el reglamento la pasarela está compuesta por tres tramos de 3,60m a 4,20m de longitud y de 30 a 40cm de anchura elevados mediante unos caballetes, en su tramo central paralelo al suelo, a una altura de 1,20 a 1,35m. Y dos tramos inclinados en los extremos pintados de diferente color de 90cm y provistas de unos listones transversales para facilitar el agarre en las rampas de ascenso del perro.

Rampa o Empalizada

La rampa o empalizada está formada por unas planchas con forma de A que configuran un ángulo de 90 º en su vértice. De 115 cm en la base y 90cm de anchura en la parte superior y de una altura de 1,70m. Igual que la pasarela debe estar formada por una superficie no deslizante y contar con listones transversales para facilitar el agarre del perro en la subida y la bajada, la zonas pintadas “de contacto” a ambos lados han de ser de 106cm de altura.

Debido a que es de todos los aparatos de contacto el más estable, debería ser el primero por el que deberíamos empezar, aunque se tendría que hacer con el aparato a ras de suelo para ir aumentando la altura progresivamente. Aunque como veremos más adelante tendremos que empezar enseñando la posición en la zona de contacto antes de trabajar todo el aparato por completo.

Balancín

Es un aparato que requiere trabajar de modo muy paciente, consiste en una plancha antideslizante de 3,65m y de anchura 30cm. Con un eje transversal colocado en el centro y cuya altura debe ser de 1/6 de la longitud total, la longitud de las zonas de contacto serán idénticas a la pasarela.

El obstáculo debe ser estable y la superficie antideslizante, no tiene que contar con listones. El balancín debe estar correctamente equilibrado (no se inclinara ni muy rápido, ni muy lento) y permitirá el descenso sin dificultad de los perros más pequeños.

El balancín debe comprobarse para que tarde de 3 a 4 seg. En tocar el suelo, una vez colocado un contrapeso de 1Kg. En el extremo superior de la plancha, de lo contrario, se deben realizar los ajustes oportunos.

A continuación pasaremos a describir las diferentes técnicas de manejo que existen en el aprendizaje de las zonas de contacto.

DIFERENTES METODOS DE ENSEÑANZA DE LAS ZONAS DE CONTACTO

Todos los métodos funcionan si somos consistentes con ellos y no andamos dando tumbos, aplicando cosas diferentes cada día, como hemos estudiado anteriormente el perro aprende por repetición, mediante ella y el refuerzo positivo se produce una asociación que acaba fijando el comportamiento, en todos los casos deberemos conseguir que en la zona de contacto todo lo que ocurra sea especialmente divertido, que solo ocurran cosas buenas, de ese modo el perro tendrá autenticas ganas de pisar la zona o cabalgar sobre el aparato.

El cambiar continuamente de método sólo producirá desorientación, confusión y frenara su comprensión, retrasando el aprendizaje.

Existen diferentes métodos que citaremos a continuación:

EL MÉTODO DEL SEÑUELO.

EL MÉTODO 2+2 (DOS PATAS EN LA ZONA, DOS EN SUELO).

EL MÉTODO 4+4 THROUGH, GATE, TRAINNIG, (cuatro patas en la zona). 

EL MÉTODO 4 ON THE FLOOR (cuatro patas el suelo).

EL MÉTODO RUNNING, CONTACTS, TRAINNIG (corriendo sobre el contacto).

Todos los métodos tienen la misma finalidad conseguir que el perro toque con sus patas las zonas llamadas de contacto. Como hemos explicado anteriormente, el reglamento de agility  recoge esta norma para evitar que muchos perros se lesionen ejecutando estos aparatos. Si estas normas no existieran muchos perros llevados por el ímpetu por abordar o abandonar el aparato podrían lastimarse. Para no hacer tan extensa esta explicación la iremos desarrollando en varios post.

Este problema es el más común en el aprendizaje del agility, junto con el slalom es uno de los aparatos más difíciles de enseñar al perro. Es el autentico telón de Aquiles del Agility.

En cualquier caso antes de comenzar a trabajar las zonas de contacto debemos tener claro cuál es el método que queremos emplear y ser constantes, por el que nos inclinemos, también conviene conocer nuestras posibilidades, si por ejemplo no vamos a ser capaces de correr a la velocidad de nuestro perro y sin tan solo estamos dispuestos a intentarlo no nos inclinaremos nunca por el running contact.

La mayoría de estos métodos que a continuación describiremos se tienen que trabajar previamente fuera de pista y muchos de ellos se pueden llegar a combinar e incluso acabar realizándolos todos ellos.

«Es aconsejable como todos los métodos comenzar con el aparato en el suelo, para irlo subiendo en el momento que el perro vaya adquiriendo seguridad y confianza»