Seleccionar página

Breve Comparativa de Dietas Naturales y Piensos

A menudo nuestros clientes nos piden consejos acerca de la alimentación que deben darle a sus perros, nos ha parecido interesante publicar en castellano un artículo del prestigioso doctor y dietista Dr. Jean Dodds, publicado en inglés bajo el titulo

Issues in Nutrition: Including Homemade and Raw Fed Diet

www.canineepilepsy.com/doddnutrition

La nutrición y el sistema inmune:

Una alimentación saludable es clave para mantener a un sistema inmune competente y tener la resistencia necesaria frente a las enfermedades. El consumir alimentos caninos procesados no aporta una mejor calidad de nutrientes, vitaminas y minerales y muchas de estas industrias siguen adicionando químicos en la parte final del proceso de producción, para mantener en buen estado al alimento. Las deficiencias o desbalances nutricionales, así como la exposición a químicos, fármacos y toxinas, representan un constante desafío al sistema inmune que puede deprimirlo y volverlo incompetente, especialmente en aquellos susceptibles a padecer de disfunciones inmunes (enfermedades autoinmunes y alergias).

Las diferencias genéticas de los individuos marcan las necesidades energéticas y de nutrientes necesarias, para mantener la homeostasis o la salud. Por lo tanto, los defectos genéticos originan errores en el metabolismo, que afectan a una o más vías, sobre el catabolismo y anabolismo de algunos nutrientes o de sus metabolitos. Si bien, los máximos y los mínimos requerimientos nutricionales de vitaminas y minerales han sido ya establecidos, las cantidades óptimas de energía para cada individuo no pueden darse por supuesto. Ejemplo de los requerimientos de vitaminas y minerales importantes son, por ejemplo, la vitamina C, la vitamina E y selenio, la vitamina A, el cobre y el complejo B12. Las variaciones de las necesidades de energía cambian mucho de individuo a individuo, depende de la raza, edad, sexo y talla del perro.

Los antioxidantes sintéticos como el BHA y el BHT han sido utilizados como conservadores en alimentos para humanos por más de 30 años. Ahora, la industria de alimentos para mascotas prefiere antioxidantes como la etoxiquina debido a sus excelentes cualidades antioxidantes, alta estabilidad y reputada seguridad. Pero, por otra parte, hay controversias significativas alrededor de la etoxiquina cuando es usada de forma constante y reiterativa en dosis permitidas en alimentos comerciales de perros y gatos. Los antioxidantes químicos han sido relacionados con la inducción o promoción de una amplia variedad de cánceres, aunque la literatura publicada es un tanto alarmante como contradictoria a este respecto.

 

Los perros de raza toy, pueden estar especialmente en riesgo porque ingieren proporcionalmente más alimento y conservantes en relación a su tamaño, con el fin de mantener sus requerimientos energéticos.Los antioxidantes de origen natural (vitaminas E y C) se usan con mayor frecuencia en los alimentos de origen animal en la actualidad, en respuesta a las constantes interrogantes de consumidores y profesionales sobre losefectos crónicos de la alimentación de animales de compañía con antioxidantes químicos sintéticos. La etoxiquina es un excelente antioxidante que tiene una alta estabilidad y es seguro. Pero existe una controversia en su uso, en cuanto a seguridad se refiere, cuando se consume crónicamente por las mascotas.

Nutrición y el metabolismo tiroideo:

Las influencias nutricionales pueden tener un efecto profundo en el metabolismo de la tiroides. El ejemplo clásico es la deficiencia de yodo que se produce en personas que comen cultivos de granos de cereales cultivados en suelos con deficiencia de yodo. Esto afectará el metabolismo de la tiroides porque el yodo es esencial para la formación de hormonas tiroideas. El hierro y el zinc también son minerales importantes en la regulación del metabolismo de la tiroides.

Recientemente se ha demostrado otro vínculo entre la deficiencia de selenio y el hipotiroidismo. Los cultivos de granos de cereales cultivados en suelos deficientes en selenio contendrán niveles relativamente bajos de selenio. Mientras que los fabricantes de alimentos comerciales para mascotas compensan las variaciones en los ingredientes basales mediante la adición de suplementos vitamínicos y minerales, resulta difícil determinar los niveles óptimos para tantas razas diferentes de animales con diferentes antecedentes genéticos y necesidades metabólicas.

La conexión selenio-tiroides tiene una relevancia clínica significativa porque los niveles de hormonas tiroideas en la sangre, pero no en los tejidos, aumentan con la deficiencia de selenio. Por lo tanto, las personas con deficiencia de selenio, que muestran signos clínicos de hipotiroidismo, podrían pasarse por alto sobre la base de que los niveles sanguíneos de hormonas tiroideas parecen normales. El problema del selenio se complica aún más porque los antioxidantes sintéticos que todavía se usan en algunos alimentos para proteger las grasas del enranciamiento pueden afectar la biodisponibilidad de la vitamina A, la vitamina E y el selenio y alterar la función de la membrana celular, el metabolismo y la desintoxicación.

Debido a que los animales con enfermedad tiroidea autoinmune tienen un desequilibrio es recomendable minimizar su exposición a medicamentos, productos químicos y toxinas  innecesarios y optimizar su estado nutricional con dietas saludables y equilibradas.

Las familias de perros susceptibles a la tiroides y otras enfermedades autoinmunes muestran una mejoría generalizada en la salud cuando se les alimenta con dietas Premium a base de cereales, conservadas naturalmente con vitaminas E y C en lugar de con los antioxidantes químicos sintéticos mencionados anteriormente. Se pueden agregar verduras frescas cocinadas con hierbas y ajo italiano, productos lácteos como yogur o requesón bajo en grasa o una variedad de carnes y pescado blanco.

Dieta BARF

Seguro que en alguna ocasión has oído hablar de la dieta BARF para perros, también conocida como ACBA o dieta natural a base de alimentos crudos. Vamos a explicar de forma detallada en qué consisten, sus beneficios y algunas de las mejores recetas. Si realmente te preocupa aportar una correcta alimentación a tu compañero / mascota / perro, no existe nada mejor que esta fórmula de alimentación.

Aquí os dejamos una pequeña guía de las materias primas que se pueden utilizar para elaborar nuestra dieta BARF, aunque si realmente os interesa no deberíais perderos: Recetas de Dieta BARF. (soyunperro.com/recetas-dieta-barf/)

  1. Los Huesos Carnosos: Seguramente nunca has oído nombrar este concepto ya que es un tanto tecnico, pero seguro que vas a comprender perfectamente a qué me refiero cuando te diga que estamos hablando de cuellos de pollo, jamoncitos de alas, carcasas de pollo, costillas de cerdo, chuletas de cordero… como ves, me refiero a aquellas partes de una presa que se componen de hueso relativamente blandos recubiertos de cierta cantidad de carne. Se trata de un alimento muy fácil de encontrar y barato.
  2. Las carnes y pescados: Aprovecha las ofertas en la carnicería y utiliza la mayor variedad posibles de pollo, pavo, ternera o vaca, cerdo, etc. En cuanto a los pescados, lo ideal es darlos en piezas enteras (con su cabeza, cola, entrañas y espinas), y por esta razón, las sardinas y caballas son muy comodas y tambien asequibles.
  3. Las vísceras: Hígados, riñones y corazones son los reyes de este grupo alimenticio. lo más sencillo de encontrar son las vísceras de pollo, pero pregunta a tu carnicero y es posible que puedas encargar vísceras de otros animales.
  4. Vegetales y frutas: No representan un gran alimento para nuestros amigos, pero pueden aportar algunos nutrientes y por esta razón, los añadimos en su dieta en pequeñas cantidades. puedes utilizar espinacas, zanahorias, pimientos, calabacines, brócoli, coliflor, jengibre, remolacha, apio, col, calabaza, manzanas, peras, plátano.
  5. Complementos: Utilizaremos algunos alimentos naturales para potenciar nuestra dieta y mejorarla. Por ejemplo, usaremos hierbas como perejil, la albahaca o la hierbabuena, y también el ajo, el aceite de oliva, yogures naturales sin aditivos o queso fresco sin sal. Los huevos también los incluiremos en su dieta ya que aportan proteína de alta calidad.